Categorías
Datos

Las verdades y mentiras de unos abdominales envidiables

i-f97b0f1a3393cc628aacb7e82efa0f65-abdominales-verdades-mentiras.jpg

* Para poder lograr estos abdominales no sólo se necesita del ejercicio sino también se requiere de una buena alimentación. Pero antes de empezar una rutina o de cambiar tus hábitos alimenticios cabe aclarar los mitos que hay alrededor de los abdominales.

* Mito: Se requieren cientos de abdominales para poner los músculos del abdomen en forma.

Realidad: Los músculos del abdomen no requieren tantas repeticiones ya que como cualquier músculo, éstos responden mejor si alternan los ejercicios o si se agrega resistencia.

* Mito: Tienes que trabajar tu abdomen diariamente.

Realidad: Trabajar el abdomen diariamente puede resultar en un exceso de ejercicio para el músculo. Por lo tanto, es conveniente que se le de cierto descanso a los músculos para que se recuperen.

* Mito: Los abdominales removerán la acumulación de grasa en el estómago.

Realidad: Se necesita quitar la grasa alrededor del estómago para así poder ver los resultados de los abdominales. La única manera de lograr esto es bajo una dieta de pocas calorías y ejercicios cardiovasculares. Los abdominales desarrollarán músculo, pero aún así estarán bajo la grasa.

* Mito: Si dejo de hacer ejercicio mis abdominales se transformarán en grasa.

Realidad: Los músculos del área abdominal nunca se van a transformar en grasa. Si cuidas tu dieta y te mantienes activa a pesar de no estar haciendo ejercicio, podrás conservar tu abdomen parejo. Sin embargo, si dejas de ejercitarte y empiezas a consumir comida chatarra, tu abdomen plano desparecerá.

* Mito: Los hombres y las mujeres deben de trabajar sus abdómenes de diferente manera.

Realidad: Los hombres y las mujeres tienen músculos; por lo mismo, se deben de trabajar de la misma manera. Si una mujer quiere una línea en el centro de su abdomen, necesitará comer correctamente, y a su vez seguir un programa de condicionamiento cardiovascular.

Consejos para una alimentación que te ayude a tener el abdomen plano

Como se mencionó anteriormente, un abdomen trabajado no se verá a menos que la capa de grasa que lo cubre, desaparezca. Para acelerar el metabolismo y quemar esa grasa, conviene partir las comidas en 5 a 6 porciones pequeñas al día. Así también, es recomendable el dejar de comer los alimentos que no te dejarán lograr tu objetivo de tener un abdomen plano; ejemplos de estos son: el pan blanco, la pasta, refrescos, dulces, comida rápida, aceites hidrogenados, azucares y el jarabe de maíz. En lugar de estos alimentos, mejor consume avena, aceite de oliva, pan de granos integrales, frutas, vegetales, nueces, mantequilla de maní natural, pollo, pescado, proteína y mucha agua.

Un abdomen plano requiere un gran esfuerzo, pero si logras ser constante con tu dieta balanceada y una buena rutina de ejercicios, verás unos resultados que harán valer el sacrificio.

*Verdades y mentiras de un abdomen envidiable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *