Categorías
Running

Mi pasión por el running

Son muchas las oportunidades en las cuales nos vamos adentrando en el mundo del running sin darnos cuenta. En un principio, yo lo hacía sólo para bajar de peso, hasta que me di cuenta que correr no es sólo eso, sino que también es un estado de equilibrio con tu cuerpo. A mayor tiempo practicando el running, comienzas a conocer más de él y sin darte cuenta, tu cuerpo se coordina, funcionando como un tren a carbón con su chofer, el cual sabe cuándo debe aplicar más energía para rendir lo óptimo en la actividad.

Me encanta el running!.
Me encanta el running!.

Mi lugar favorito para correr es el cerro quince, ubicado en Santiago, en la comuna de Maipú. Dentro de todo, es un lugar de desconexión, que por suerte está protegido. El estar rodeado de árboles y pasto ayuda mucho. Si decides comenzar con esta rutina, te recomiendo que busques lugares con características similares, como los parques.

En mi rutina de running siempre, como regla fundamental, realizo una elongación de diez minutos, seguida de un trote suave de un kilómetro y el resto a intensidades variables, dependiendo si son pendientes, ya que en éstas es donde uno logra desarrollar la potencia, debido al esfuerzo que requiere. Es fundamental estar concentrado y mentalizado en cumplir el objetivo.

Al término de la sesión, aprovecho de reforzar grupos musculares básicos con flexiones de brazos, normalmente cuatro series de quince repeticiones; abdominales, cuatro series de 25-30 y estiramiento corporal, para la relajación de los músculos.

Para mejorar el rendimiento son vitales: una buena postura, buena respiración y buena hidratación.
Si vives en Santiago, considera que está lleno de maratones para que midas cómo vas y puedas compartir con otras personas eso que tienen en común. Recuerda que tu rendimiento lo mides en base a ti mismo, no al resto, ya que cada persona es una máquina distinta.

En conclusión, puedo decir que el running es un ejercicio en el cual desarrollas resistencia, al mismo tiempo, acondicionas y sincronizas tu cuerpo como si fueras un relojero. Y lo mejor de todo es que es totalmente gratis, sólo necesitas unas buenas zapatillas, ropa cómoda y la mejor disposición. También te puede ayudar mucho cuando estés triste o con poco ánimo.

¿Qué haces? ¿Todavía estás leyendo? ¡Yo ya te veía corriendo!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *